Martes 5, diciembre 2017

“El impacto de la expansión del cultivo de palma africana en la seguridad alimentaria en Guatemala”

Organiza

IIEP-BAIRES (CONICET-UBA)

Expone

Juliana Yael Milovich es estudiante de Doctorado en Economía en la Universidad Paris Nanterre (Francia) y estudiante visitante en el Instituto Interdisciplinario de Economía Política de Buenos Aires (IIEP-BAIRES) de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (Argentina)

Fecha

 Jueves 7 de diciembre de 2017

Hora

De 13 a 15 hs.

Lugar

AULA 452 del Edificio Anexo.

 

La lucha por el agua y el uso de la tierra en Guatemala se ha intensificado en la última década con motivo de la expansión acelerada del sector agroexportador (motivado principalmente por la creciente demanda internacional de biocombustibles), comprometiendo la seguridad alimentaria y nutricional de los hogares más vulnerables. Después de una breve presentación del contexto económico, socio-cultural y político de Guatemala, enfocamos el estudio en el ecocidio denunciado entre 2010 y 2014 en dos departamentos de la región sur-occidente del país y evaluamos su impacto sobre la desnutrición infantil.

El aumento de la superficie cultivada con palma africana entre 2007 y 2015 en los departamentos afectados ha sido 2 puntos porcentuales mayor que en el resto del país. Está expansión, no obstante, ha tenido lugar a expensas del dragado ilegal de ríos y del uso indebido de los recursos hídricos, vitales para los hogares de la región. Así mismo, se observa que el porcentaje de niños menores de cinco años que sufren de desnutrición crónica ha aumentado 3.3 puntos porcentuales entre 2008 y 2014, mientras que en el resto del país ha disminuido de 4.2 puntos porcentuales.

Usando la estrategia de identificación difference-in-differences para evaluar el efecto neto, obtenemos que la probabilidad de que un niño menor de cinco años se enfrente a una situación de inseguridad alimentaria y nutricional aumenta en un 18% en los departamentos afectados en comparación con la cohorte de niños del resto del país. La probabilidad aumenta en un 26% si la madre es indígena y en un 43% si vive en área urbana. Los resultados son robustos a una amplia gama de especificaciones y métodos de estimación.